Verano: Tiempo de descanso y reflexión.

Verano: Tiempo de descanso y reflexión.

0 Flares Filament.io 0 Flares ×

Las vacaciones van llegando. Algunos ya las están disfrutando y para otros están cerca. Son fechas, que sin ser fin de año , se pueden tomar como cierre curso. Son momentos donde el ritmo baja, los horarios son más flexibles y algunas rutinas se pueden ver alteradas trayéndonos cierto placer, el placer en ocasiones de saltarse horarios de adecuarse mas al ritmo que nos pide el cuerpo.

En ocasiones, es justo al parar cuando viene algún malestar físico y/o emocional. Tengamos en cuenta que tenemos más tiempo de estar con nuestras familias, hay más roce, más convivencia y a veces, por consiguiente, más conflictos. Paciencia. Podemos aprovechar esto como una oportunidad para mirarnos y abrir espacios de comunicación y de disfrute con el otro.

Esto es posible si podemos parar un poco la inercia del año, de llenar de cosas el tiempo. A veces seguimos buscando el ruido porque en el silencio podemos escuchar. Podemos sentir miedo.

Entonces, puede suceder que las vacaciones se nos conviertan en un estrés también. Es importante tener en cuenta que las vacaciones están para prevenir estrés, para incluir la necesidad de descanso.

descanso-verano-reflexión-2

Vacaciones viene del término latino “vacatio” que significa tiempo de vaciamiento y suspensión de las actividades normales. Este es el sentido de las vacaciones. De modo que atención con las vacaciones que nos damos, a veces nos embarcamos en más agitación y retornamos más tensos y cansados. Tomémoslas como un tiempo de “cura”, al igual que el sueño al final del día que nos restaura y renueva.

A veces seguimos a toda prisa en el periodo vacacional, como si nos fuésemos a perder algo. Tal vez no sea tan importante. Tiempo de vaciado…soltar el año, digerirlo, asentarlo…puede ser un tiempo de reflexión, donde desde la calma hagamos balance del año, qué fue pasando, por dónde anduve respecto del trabajo, de las personas queridas (familia, amigos…)sucedió algo, hubo cambios,…aprovechemos para repasar el año , cómo estuve durante este periodo de tiempo. En el que hacer diario a veces no se da el tiempo para asentar lo vivido. El tiempo, el tiempo…espacio y tiempo…darnos el espacio y el tiempo para las digestiones y para “sabernos”. También para compartirlo y poder ver por donde anduvo el otro, pareja, hijos, padres, amigos…Esto nos puede acercar, nos ayuda a ver al otro. Momento de fortalecer la conexión con nosotros y los demás.

También puede ser un tiempo de poder proyectar, ¿qué hay del año que viene? A veces pasado el verano, las vacaciones y el correspondiente descanso volvemos cargados de buenos propósitos. Quizás mejor metas alcanzables, paso a paso es más fácil, si queremos escalar no hace falta subir a un ocho mil primero. Poquito a poquito. ¿Cómo me gustaría que fuese el año? Podemos crear una imagen que nos guíe, que nos oriente. ¿Cómo estoy en casa?¿Y en el trabajo?…¿qué quiero para mí, qué deseo? Concretar ayuda. En ocasiones ya sabemos de antemano algún cambio que se avecina, un movimiento que voy a hacer…si es así toma fuerzas en las vacaciones y descansa.

Y pensándolo…haz lo que te de placer y disfrute, duerme, come, baila, lee libros ricos que te hagan viajar a mundos diferentes, ríe, abúrrete, respira, relaja, contempla el paisaje, escucha el silencio, el sonido del agua, siente la brisa, da besos y recíbelos,… y ahí en todo eso ve soltando el año que ya va pasando y ve abriéndote al que va llegando, a lo que deseas y lo que de manera imprevista se puede presentar.

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×
General

Haz un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *