Young businessman presenting hand drawn question marks

 CUÁNDO ACUDIR A TERAPIA:

Cuando tengas un problema concreto como ansiedad, estrés, pérdidas y duelos, dificultades de pareja, conflictos familiares, enfermedad de algún familiar o propia, etc, es decir, ante cualquier situación o circunstancia que te genere malestar y en la que necesites ser acompañado.

Otras veces no hay nada concreto y sin embargo percibes una sensación de malestar o de insatisfacción de forma persistente sin motivo aparente, este también es un buen motivo para comenzar terapia.

Tal vez te lo aconseje un profesional de la salud, de la educación o un amigo. Las personas de tu alrededor que se interesan por ti puede que vean aspectos o situaciones que aún te son difíciles de ver. Es estupendo que les puedas escuchar y confiar en sus orientaciones, dejarte apoyar por aquellos que te aprecian.

O quizás, lo que quieras es simplemente realizar un proceso de crecimiento personal. También este espacio para ti. La terapia no sólo está reservada a la enfermedad.

Cualquier momento puede ser adecuado siempre que lo necesites o desees.